Siempre queremos ver nuestra piel joven y resplandeciente. Pero el paso de los años, la polución, el sol y el estrés juegan en nuestra contra. Por eso es importante cuidar la piel para retrasar el envejecimiento cutáneo lo máximo posible.

Como ya sabéis por el blog, la cosmética es nuestro gran aliado para el cuidado diario de la piel. Una conveniente limpieza, con unas adecuadas hidratación y protección solar son claves en el cuidado de nuestra epidermis. También los tratamientos faciales hechos en centros profesionales completan ese cuidado ideal que nuestro cutis necesita.

La limpieza facial es la base de un buen skincare y sobre todo la doble limpieza con la que conseguimos eliminar todos los residuos, impurezas o maquillaje de nuestro rostro. Para realizar eficazmente esta doble limpieza, que tiene su origen en Corea del Sur, hay que usar dos productos: un bálsamo o aceite desmaquillante y un limpiador jabonoso.

Primero, y con la piel sin mojar, se aplicará el aceite sobre el rostro con un suave masaje, seguidamente se humedecerán las puntas de los dedos para emulsionar con agua el aceite y terminar de retirar el producto con abundante agua. Inmediatamente después aplicaremos el jabón para terminar de realizar una limpieza facial completa.

También sabéis que soy muy fan de los cuidados faciales en centros de estética que profundizan mucho más consiguiendo resultados rápidos y efectivos.

Uno de los tratamiento facial en la medicina estética que más me gustan son las limpiezas en profundidad. En el blog ya os hablé de mi amada limpieza con ultrasonidos que me parece fafntástica para renovar la piel sin que se dañe.

También soy muy forofa de los peelings químicos con los que se consigue una exfoliación más intensa que la que podrías hacer en casa. Para este fin suelen usar ingredientes como acido glicólico, acido lactico o acido mandélico.

Con todos estos tratamientos vamos a conseguir una renovación facial que estimulará nuestra propia síntesis de colageno y nos aportará una mayor luminosidad a la piel.

Lo importante siempre en estos casos es que acudáis a centros de confianza con profesionales formados y que puedan darte un buen diagnóstico y el tratamiento que mejor se adapte a las necesidades de tu piel.

En los centros de medicina estética también podemos encontrar tratamientos muy eficaces que nos van a ayudar a combatir la falta de luz o la flacidez.

Entre los que más elige la gente encontramos el Botox que no es más que la inflitración de una pequeña dosis de toxina botulínica en ciertas zonas estratégicas del rostro como puede ser entrecejo o frente para parar la contracción muscular y reducir las arrugas. Son tratamientos duraderos pero no definitivos que no precisan de intervención quirúrgica y que son una opción perfecta.

Otro de los tratamientos de moda son los rellenos con hialurónico. Estos dependiendo del tipo de hialurónico pueden hidratar en profundidad a la piel o incluso modelar ciertas zonas de nuestro rostro como nariz o labios.

Uno de los que más me llama la atención (y que algún día no descarto realizarme) es el relleno con hialurónico en pómulos con el que se consigue una mejora notable en las ojeras vasculares o violáceas.

Y ahora contadme vosotras ¿soléis realizaros tratamientos en centros de medicina estética?

error: Content is protected !!

Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar